blog comments powered by Disqus

Adiós Humanos con talento...

¡HOLA AMIGOS! 

Después de un largo periodo de inactividad, he decidido cerrar las puertas de "Humanos con talento" definitivamente. Ha sido un placer enorme compartir este rincón con todos vosotros, gracias por apoyar y seguir mi blog incondicionalmente. Mi blog aquí www.mariagmerino.blogspot.com seguirá abierto como hasta ahora para que quien quiera leerlo o compartir posts pueda seguir haciéndolo (y para que Google siga encontrando mis artículos... 


Pero no os preocupéis, si os apetece seguirme la pista podéis conectar conmigo en Twitter y Linkedin para mi faceta profesional y en Facebook, donde podréis ver mi faceta más personal: músical y familiar sobre todo 

Doy por finalizada así una etapa muy importante en mi vida profesional en la que he estado oficialmente desempleada pero en la que he trabajado y aprendido más que nunca. Esta travesía del desierto ha sido más larga y más dura de lo que jamás imaginé, pero me ha permitido llegar donde estoy ahora: a punto de comenzar mi propio proyecto profesional por cuenta propia.

Llevo varios meses trabajando duro para desarrollar esta nueva criatura que se llama HUMANETIA. Habrá nueva web, nuevo blog, nuevos perfiles en redes sociales ¡y mucho material que estoy segura de que os encantará!!

¿Queréis saber más sobre HUMANETIA?

Pues el próximo lunes 1 de septiembre tendrá lugar el lanzamiento oficial del blog, que podréis seguir en www.humanetia.com y de los perfiles en Facebook y Twitter de Humanetia. A partir de ahí, os iré descubriendo poco a poco todo lo que tengo para vosotros.

Si queréis escribirme, os responderé con mucho gusto en mi correo de trabajo: maria@humanetia.com. Para temas personales, podéis seguir usando mi correo de siempre: mariagmerino@gmail.com.

Gracias por estar ahí. ¡Nos vemos MUY pronto!
Un abrazo,

María

Cómo luchar contra la mala imagen del profesional de recursos humanos

Imagen cortesía de [healingdream] / FreeDigitalPhotos.net

Estaba revisando ofertas de empleo cuando llamó mi atención una en la que pedían un auxiliar administrativo para Oviedo. El problema surge cuando leyendo la oferta vemos que entre sus funciones estarán la realización de procesos de reclutamiento, selección y evaluación. Lo más increíble de todo es que la empresa que publica el anuncio es una conocida firma de trabajo temporal. Eso me hace pensar dos cosas: 

Por una parte, que la oferta no es para trabajar en la ETT sino para un cliente, y la ETT se ha limitado a publicar la oferta tal y como la empresa se la ha transmitido. Y digo yo, que si soy una empresa cuya actividad principal es la selección de personal, ¿quién mejor que yo para saber cuáles son los requisitos de un profesional que se dedique a la selección? ¿Cómo no voy a explicarle a mi cliente que sus pretensiones no son realistas y que no se ajustan a los requisitos mínimos para este puesto? Me parece un fallo por parte de la ETT y que, además, menoscaba su imagen.

Y, por otra parte, también puede que la oferta sea para trabajar en una de las oficinas de esta ETT haciendo las mencionadas labores, que constituyen el eje fundamental de su actividad. Y no paro de preguntarme ¿cómo es posible que una empresa que se dedica a la selección haga tan mal la selección de un "seleccionador"? Puedo entenderlo de cualquier otro tipo de empresa, pero de una del sector de los recursos humanos y además tan especializada como es una ETT, de verdad, me cuesta mucho.


Una mala selección provoca ineficacia y mala imagen

¿Qué motivos pueden impulsar a una empresa a actuar así? Quizás se ha dado cuenta de que necesita un auxiliar administrativo que le lleve las tareas diarias de la oficina, además de facturación y trato con proveedores y clientes; y al mismo tiempo también necesita una persona que se dedique exclusivamente a la selección de personal

Ahora vamos a pensar mal. Como no puede quiere contratar a dos personas, y menos a un titulado universitario, fusiona las funciones de ambos puestos en uno y decide ofertarlo como "auxiliar administrativo" para pagar el salario acorde a esa categoría. Consecuencia: será contratado un auxiliar administrativo para realizar funciones de selección de personal, y esta persona hará ese trabajo como buenamente pueda, cometiendo muchos errores por puro desconocimiento, y perpetuando la mala imagen de los que sí somos profesionales de recursos humanos. No le culpo, esa persona no es responsable de la mala selección que la empresa ha hecho. Y repito, hará lo que pueda, quizás con suerte tenga muchas de las competencias necesarias para llevar a cabo todas sus funciones con eficacia, quizás se preocupe por formarse por su cuenta para hacer mejor el trabajo... pero es bastante probable que siga el método indicado por la empresa, y que dicho método deje mucho que desear en cuanto a fiabilidad, validez y ética.

Imagen cortesía de [stockimages] / FreeDigitalPhotos.net

Sabéis tan bien como yo, y probablemente por propia experiencia, que hay personas haciendo selección de personal que no tienen las habilidades, conocimientos, valores y método necesarios para desarrollar esas funciones. Muchas de ellas son propietarios de pequeñas empresas que en momentos puntuales necesitan contratar una persona y asumen ellos mismos estas funciones. Hay auténticos personajes que humillan a los candidatos, pero quiero creer que son una minoría. En mi opinión, el problema fundamental de que se haga tan mal la selección de personal no es la mala fe sino el desconocimiento. Y no podemos olvidar que en España, la mayor parte del tejido empresarial corresponde a PYMES y autónomos. 


3 claves para mejorar la imagen del profesional de recursos humanos

¿Cómo solucionamos el problema de la mala imagen de recursos humanos? ¿Podemos los profesionales de recursos humanos contribuir en algo? Creo que es nuestra responsabilidad hacer lo posible por mejorar nuestra imagen, y estas son algunas claves que podrían ayudarnos:
1) Lo primero que debemos hacer es formarnos adecuadamente en aquellas técnicas y métodos de selección objetivos y fiables, y difundirlas a nuestros colegas de profesión.
2) En segundo lugar, pero no menos importante, realizar nuestro trabajo con la ética y la legalidad como guías, siendo conscientes en todo momento de que trabajamos con personas que están en una situación vulnerable y que merecen una consideración especial por nuestra parte.
3) Y en tercer lugar, asesorando y formando a quienes hacen selección de personal en nuestro país. Es probable que una empresa de 10 trabajadores no tenga un departamento de recursos humanos ni una persona exclusivamente dedicada a esta área, pero eso no quiere decir que no necesite igualmente un asesoramiento profesional.

Imagen cortesía de [Feelart] / FreeDigitalPhotos.net


¿Qué necesita la empresa realmente?

En resumen, lo que necesita esta empresa no es un auxiliar administrativo... lo que necesita urgentemente es un profesional de recursos humanos especializado en selección de personal, que le asesore en la definición del puesto que realmente necesita, que le ayude a elaborar una oferta atractiva y a generar una respuesta positiva en la fase de reclutamiento, eligiendo los medios más efectivos a su alcance, que desarrolle un proceso de evaluación y selección de los candidatos con las máximas garantías de fiabilidad, validez y ética, y que ponga a su disposición a los profesionales que necesita en un tiempo razonable y con el mayor grado de ajuste a sus necesidades.