blog comments powered by Disqus

Entrevista a ciegas, ¿sí o no?

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué hay ofertas de empleo que no indican la identidad de la empresa? Pues yo también y ahora lo tengo bastante claro. Hace siete meses abrí un debate en LinkedIn y conseguí cerca de treinta respuestas que me ayudaron a comprender mejor los motivos que están detrás de esta práctica, así como analizar las posibles ventajas e inconvenientes de la misma. Me gustaría compartir con todos vosotros esta información, y desde aquí agradecer a todos los colegas que hicieron sus aportaciones, sin los que ese artículo no sería posible.

9 razones para mantener el anonimato
  1. Para evitar las recomendaciones de personas que no cumplen el perfil buscado, especialmente en pequeñas y medianas empresas.
  2. Porque el puesto está ocupado en ese momento y están buscando su reemplazo, y quieren evitar que se filtre esa información, especialmente en puestos directivos.
  3. Para evitar verse inundados de curriculums de gente que postula no sólo a través de la vía que indica la oferta, sino que también contacta de forma directa al director del área, puenteando así a la consultora o reclutador oficial.
  4. Para que no se presenten los candidatos en persona en la propia empresa a llevar su curriculum.
  5. Para evitar que la competencia conozca las necesidades de la empresa y su estrategia.
  6. Para intentar reclutar candidatos de la competencia sin levantar sospechas.
  7. Para sondear el precio del mercado de sus trabajadores o calcular posibles indemnizaciones.
  8. Para elaborar una base de datos de curriculums.
  9. Porque la empresa tiene una mala imagen y saben que si ponen el nombre recibirán pocas candidaturas.
¿Se os ocurre alguna más? Creo que la mayoría son bastante lógicas, otras me parecen poco éticas porque suponen un engaño, como son el sondeo del mercado y el archivo de curriculums para formar una base de datos. Para otras podemos intentar plantear alternativas que nos permitan conseguir el mismo resultado pero sin tener que recurrir al anonimato, reservando las ofertas ciegas solo para los casos en los que no es viable ninguna otra solución. 

Lo que quiero decir es que existen motivos de peso para que una empresa no revele su identidad en una oferta de empleo, pero en los portales de empleo veo muchas ofertas anónimas y a veces pienso que se ha convertido en una mera costumbre sin una verdadera razón detrás. De hecho, hace poco vi una oferta que no sólo era ciega sino que apenas se daba información (ni siquiera se describía el puesto de trabajo), con lo que como candidato sientes que estás "vendido" y que tienes que correr el riesgo de enviar todos tus datos a un completo desconocido sin saber si la oferta es real y seria y si realmente te interesa.

Este tipo de ofertas tiene la principal desventaja de que puede provocar un efecto negativo en los candidatos, generalmente de desconfianza e incertidumbre. La consecuencia directa que tiene para la empresa que publica la oferta es la posible pérdida de candidatos valiosos que están trabajando en ese momento y que no se arriesgarán a enviar su curriculum por miedo a que sea su propia empresa, además de los que no estén dispuestos a enviar toda su información personal sin conocer primero si dicha empresa les interesa (aunque esto hoy en día es menos probable).

En definitiva, es una opción a la hora de publicar nuestras ofertas de empleo, pero hay que valorarla adecuadamente y ver si existen otras alternativas al anonimato, buscando no sólo lo más prudente para nuestra empresa sino también un equilibrio entre la información personal aportada por el candidato y la ofrecida por la empresa. Creo que aunque ahora muchas personas nos conformemos con trabajar, también tenemos derecho a elegir con la mayor libertad posible, del mismo modo que como empresa elegimos a nuestros futuros empleados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada